De los pensamientos a la expresión

¿Has sentido que tu manera de comunicarte no es la más adecuada?

En ocasiones cuando mencionamos en voz alta algunas de las ideas que tenemos en mente, éstas parecen tomar un significado distinto del que inicialmente teníamos pensado. Cuando esto ocurre la interacción con nuestros docentes, compañeros, familiares y amigos se pueden ver afectadas.

Por eso con este artículo, desde el área de Apoyo Académico, te enseñaremos algunas estrategias que puedes emplear en situaciones como estas.

“La comunicación hace parte de nuestro diario vivir, por lo cual es un instrumento del cual el ser humano no podría prescindir” (Cárdenas y Godoy, 2008, p. 17).

Ahora bien, el lenguaje como herramienta de expresión se puede categorizar en comunicación oral y escrita, pero también encontramos un lenguaje no verbal que incide de manera relevante en la recepción de la información (Gómez, 2007).

La comunicación oral y escrita, tienen una serie de características en común. Una de éstas es la semántica, que hace referencia al significado de las palabras, frases u oraciones que utilizamos, y también encontramos la sintaxis, que nos indica el orden correcto de las palabras para cada oración dependiendo de lo que queramos comunicar (García, 2012). Así que la primera recomendación a la hora de comunicar algo de manera verbal o escrita es evaluar el contenido del mensaje, y realizarte las siguientes preguntas:

“¿Es pertinente el mensaje que voy a expresar?”, “¿Está bien formulada la frase u oración?”, “¿Es comprensible el mensaje?” y “¿Mi mensaje esta contextualizado?”

La segunda estrategia que puedes emplear a la hora de comunicar un mensaje es manejar adecuadamente el lenguaje no verbal. Esto comprende varios elementos:

  1. Postura: Cuando éstas comunicándote verbalmente con otra persona, la posición en la que tienes tu cuerpo puede comunicar más de lo que te imaginas. Por eso, es necesario que tu postura esté acorde con el contenido del mensaje.
  2. Expresión facial: Los gestos que realizas con tu cara son unos de los signos más dicientes en la emisión y recepción de un mensaje, de modo que una conversación se puede tornar incómoda como consecuencia de un gesto inadecuado. Por esto es importante relajar los músculos de la cara cuando una situación no lo amerita.
  3. Tono de la voz: En la emisión de un mensaje verbal, la modulación incorrecta de la voz puede cambiar el significado del mensaje. Para esto es recomendable entrenar el tono de la voz.

Para obtener resultados positivos en el entrenamiento de los anteriores elementos, puedes hacer uso de herramientas tales como un espejo, una grabadora, una cámara o la ayuda de otra persona, con el fin de monitorear tu propio lenguaje no verbal.

Por último, encontramos como un elemento de suma importancia, el uso correcto de la ortografía, a propósito de la comunicación escrita. En ocasiones hemos visto como el uso de las tildes o signos de puntuación y el remplazo de palabras por otras que suenan fonéticamente igual, pueden cambiar completamente el significado de la oración.

De acuerdo con lo anterior, te recomendamos emplear herramientas tales como diccionarios y libros ortográficos de bolsillo, descargar aplicaciones móviles que sirvan para corregir la ortografía. En caso de tener duda sobre qué palabra emplear, puedes buscar por un navegador de internet como Google o Bing. Si la dificultad es persistente, puedes buscar ayuda en el área de Apoyo Académico.

Para mayor información comunícate con Apoyo Académico al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o al teléfono 4193200 extensión 1037.

 

Referencias

Cárdenas, A., Godoy. (2008) Estrategias de Comunicación: Basado en un diagnostico empresarial The Natura Source (Trabajo de Grado). Recuperado de http://www.javeriana.edu.co/biblos/tesis/comunicacion/tesis122.pdf

GARCIA, D. V. S. Fundamentos de la comunicación.

Gómez Aguilar, M. (2007). La comunicación en las organizaciones para la mejora de la productividad: El uso de los medios como fuente informativa en empresas e instituciones andaluzas.

Inicia sesión para enviar comentarios

Publicaciones

Agenda Uniagustiniana

Videos Informativos