¡Arriésgate a leer!

En marzo la Dirección de Permanencia Estudiantil, pone a disposición unas recomendaciones básicas.

 

“Leer es mucho más que poseer un rico caudal de estrategias y técnicas. Leer es sobre todo una actividad voluntaria y placentera”. (Solé, 1992)

En Apoyo Académico, unidad adscrita a la Dirección de Escuela de Formación Agustiniana y Permanencia Estudiantil, creemos que los hábitos de lectura son herramientas esenciales para el aprendizaje, así como un componente principal para la interacción con otras personas; por esto, a continuación, te contaremos el porqué de leer y qué hacer si quieres aprender a tomar el hábito de lectura.

Leer...

El programa educativo que se lleva a cabo en la mayoría de colegios gira entorno a un contenido académico, soportado por una serie de publicaciones, artículos y material en general, que en ocasiones se muestra a los estudiantes de manera escrita, es decir, con lecturas base, exámenes o guías, sin embargo, no siempre tienen una temática de agrado para los estudiantes, esto probablemente genera un disgusto hacia la lectura (Cassandy, 2013).

Teniendo en cuenta lo anterior, te recomendamos que empieces por leer textos cuya temática sea de tu agrado, puesto que la motivación es un factor relevante para la comprensión y abstracción del tema (Valencia y Osorio, 2011).

Esto sucede porque la asociación del conocimiento nuevo con el conocimiento antiguo, se acomoda más fácilmente, haciendo satisfactoria y placentera la lectura.

En consecuencia, en el estudiante genera un gusto por esta actividad y la realiza con más frecuencia, de este modo se genera un hábito de lectura (Castillo et. Al, 2014).

Ahora bien, luego de haber generado un gusto por la lectura, la percepción que se tiene de leer como una actividad que requiere un gran esfuerzo se transforma en la idea de la lectura como un medio eficaz para obtener información de cualquier tema.

¿Qué sucede cuando un estudiante tiene el hábito de leer?

Mejora la comprensión, se ha podido identificar que cuando logras incorporar el hábito de lectura, tienes mayor facilidad para abstraer ideas del texto y del mismo modo generas conclusiones más estructuradas del tema y prolongas la permanencia de éstas en la memoria.

Adquieres mejor ortografía, la ortografía, así como la gramática y la semántica, hacen parte fundamental del proceso lectoescritor, cuando lees y escribes habitualmente, estás entrenando la habilidad de comunicarte de una forma correcta.

Adquieres mayor capacidad critico-argumentativa, al obtener información de diferentes fuentes escritas, aumenta tu conocimiento del mundo, por consiguiente, tu opinión o visión de algunos fenómenos tienen un sustento escrito.

A manera de conclusión, te invitamos a que tomes la decisión de incluir dentro de tus hábitos la lectura, puesto que la inversión para lograrlo puede llegar a ser mínima en comparación al mundo de conocimiento que puedes encontrar entre página y página.

Para mayor información comunícate con Apoyo Académico al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o al teléfono 4193200 extensión 1037.

Referencia

Cassany, D. (2013) En Linea: Leer y Escribir en la red. Anagrama. España.

Castillo. M, Santiago y Mateus G. (2014) Didáctica de la lectura: una propuesta sustentada en metacognición. Alejandría Libros. Colombia.

Sole, I. (1992) Estrategias de Lectura., Pp203. Editorial Grao. Barcelona.

Valencia. C y Osorio. D., (2011) Estrategias para Fomentar el Gusto y el Hábito de la Lectura en Primer Ciclo. Universidad Libre. Bogotá

Inicia sesión para enviar comentarios

Convocatoria de Movilidad Internacional: miembros de la AUALCPI

Agenda Uniagustiniana

Boletín Informativo

Videos Informativos