Pasar al contenido principal

Todos tenemos emociones, estas hacen parte de nuestra vida diaria; las emociones son esas reacciones psicofisiológicas es decir que tienen componente mental y físico, las cuales experimentamos todo el tiempo; por ejemplo, cuando estamos alegres porque logramos algún objetivo que nos habíamos planteado, cuando esto ocurre tenemos una serie de pensamientos y también algunas reacciones biológicas, pueden ser físicas como sonreír o químicas como la liberación de sustancias como la dopamina que es un mensajero químico o neurotransmisor de sensaciones placenteras, de hecho comúnmente se le conoce como el neurotransmisor de “la felicidad”.

Emociones

Te has preguntado ¿Qué pasa cuando no dominamos nuestras emociones y permitimos por el contrario, que sean ellas quienes nos dominen? y ¿Cómo esto podría impactar en nuestra vida académica? Las emociones hacen parte de nosotros y de una u otra forma impactan en los diferentes ámbitos de nuestra vida, sin embargo esto no necesariamente tiene que ser algo negativo; lograr ese equilibrio entre nuestra parte racional y nuestra parte emocional, puede llegar a ser algo un poco complicado, pero eso no lo hace imposible.


Los beneficios cuando controlamos nuestros impulsos son varios, como por ejemplo:
1.    Regulamos nuestros estados de ánimo y administramos de forma adecuada nuestras emociones
2.    Podemos estar más enfocados en el logro de nuestros objetivos
3.    Evitamos actuar sin medir consecuencias, disminuyendo la probabilidad de vernos envueltos en situaciones poco agradables
4.    Tenemos mayores posibilidades de retomar una tarea aun cuando hayamos tenido algunos tropiezos en el camino
5.    Logramos estar más tranquilos y en armonía con nosotros mismos
6.    Mejora nuestras relaciones sociales.
Aquí es cuando aparece ese popular concepto de la inteligencia emocional, que es la capacidad que tenemos de escoger las mejores opciones en la búsqueda de una solución y de reconocer nuestras propias emociones y las de otros, utilizando esta información para guiar nuestro pensamiento y conducta.

Infografía Emociones

¿Te ha ocurrido que tienes compañeros, con quienes en ocasiones el trabajo se dificulta por la forma en la cual se comunican o actúan, cuando se sienten: enojados, estresados o porque son demasiado relajados?, te has preguntado ¿cuántas veces has sido tú ese compañero para alguien más?

Recuerda que esas cosas que nos molestan en los demás en muchas ocasiones, también las hemos hecho nosotros; el primer paso es, asumir conciencia de aquellos momentos en los cuales no hemos administrado de forma adecuada nuestras emociones y trabajar en mejorarlo, para eso debemos fortalecer nuestras habilidades en inteligencia emocional, no está mal cometer errores, pero debemos aprender de ellos y trabajar para no repetirlos.

La base de la inteligencia emocional está en percibir y entender nuestras emociones, manejarlas frenando el impulso de actuar todo el tiempo en consecuencia de ellas y finalmente utilizarlas de la manera adecuada, nuestras emociones son parte de nosotros y es algo que no cambiará, entonces procuremos usarlas a nuestro favor, administrándolas de forma inteligente.

Emociones Uniagustiniana

Si esta cápsula fue de tu agrado y quieres conocer más sobre inteligencia emocional y su incidencia en la gestión académica, no olvides descargar la cartilla “Inteligencia emocional para la gestión académica” en: https://www.uniagustiniana.edu.co/cartillas-material-educativo

El área de Apoyo Académico te ofrece acompañamiento y orientación para mejorar tus procesos de aprendizaje. Para mayor información, Las oficinas Apoyo Consejería Académica se encuentran ubicadas en el tercer piso del Campus Tagaste contiguo al aula 311B y en el CSA, Teléfono ​419 32 00 Ext: 1011 – 1198 - 1042 o también puedes comunicarte con nosotros a los correos a: apoyoacadémico1@uniagustiniana.edu.co - apoyoacadémico2@uniagustiniana.edu.co - apoyoacadémico3@uniagustiniana.edu.co