Pasar al contenido principal

La Coordinación de Permanencia Estudiantil te brinda las siguientes recomendaciones con el objetivo de continuar mejorando en tu ejercicio académico y personal.

¿Alguna vez te has detenido a pensar a dónde quieres llegar y si el camino que estás recorriendo es el adecuado?, es posible que sí.

Estás cursando una carrera universitaria y para tomar la opción del programa cursado debiste tener relación con una pregunta y plantearte al menos un objetivo.

Tener objetivos es la diferencia, eso hace diferentes a las personas que han tenido éxito y las que no.

La diferencia está en que las personas de éxito saben cuáles son sus metas y realizan las acciones para alcanzarlas. No tener claridad en tus objetivos de vida, es como llegar al paradero y tomar el primer bus que pase, te llevará a algún lugar, pero en realidad, ¿Ese destino es al que quieres llegar? ¿Te has detenido a pensar si verdaderamente las acciones que estás realizando son las mejores para conseguir lo que deseas? La mayoría de las personas no se hacen estas preguntas y van por la vida realizando acciones al azar.

Cuando elegiste estudiar en la universidad tuviste que cuestionarte para elegir el programa en el cual te encuentras. Fue un momento clave en tu vida, pues había que decidir y para muchos, sobre todo en estos tiempos de crisis laboral, es un dilema.

La pregunta es ¿Vocación o empleo? Si tu respuesta fue vocación, decidiste por aquello que te apasiona y el oficio con el que te ganarás la vida en el futuro te debe entusiasmar.

Si tu respuesta fue empleo pensaste que la profesión es para toda la vida; lo que hacemos debe apasionarnos, pero el camino hasta cumplir tu objetivo laboral suele ser largo y se puede compaginar con otros empleos que te proporcionen recursos económicos, sin perder de vista tu meta profesional.

Tanto si es vocación o empleabilidad, es necesario establecer un plan de acción, que te permitirá tener claridad en el camino a seguir para alcanzar tus objetivos; recuerda que un viaje largo comienza con el primer paso, por ello es más fácil si divides tu objetivo en pequeñas tareas. Ten en cuenta estas recomendaciones:

  1. Para cada tarea crea un cronograma en el que establezcas fechas de ejecución y nivel de avance para poder medir el cumplimiento de las pequeñas tareas, como visualizar que tan cerca estás para cumplir el objetivo general.
  2. Identifica tus fortalezas y oportunidades de mejora, así podrás adelantarte a posibles problemas y solucionarlos de la mejor manera. 

Ten en cuenta que para cumplir un objetivo debes saber definirlo, por tal motivo es conveniente saber qué características tienen los objetivos bien definidos.

El que no tiene claro para donde va, cualquier bus le sirve

Si esta cápsula fue de tu agrado y quieres fortalecer la manera en que estableces objetivos, no olvides descargar la cartilla Estableciendo metas claras y definidas para el éxito académico.

El área de Apoyo Académico te ofrece un acompañamiento y orientación para mejorar tus procesos de aprendizaje. Para mayor información, la oficina de Apoyo Académico se encuentra ubicada en el tercer piso de Campus Tagaste contiguo al aula 311B o también puedes comunicarte con nosotros al correo apoyoacademico@uniagustiniana.edu.co o al teléfono 4193200 extensión 1011.

Referencias:

  • Marisa Mariana, 2016, ¿Vocación o empleabilidad? Esa es la cuestión, Asociación Orientación y Educación, Madrid
  • Oswaldo Vera, 2016, La importancia de tener objetivos, Hablemos de Marketing Digital, Ecuador
  • Maxwell Jhon, 2003, El mapa para alcanzar el éxito, Editorial Betania, Miami EU.
  • Miller Mark, 2014, Equipos triunfadores, Editorial Taller del éxito, México.
  •  

- Si tiene dudas sobre esta publicación o requiere solicitar la corrección ortográfica en alguno de los textos, no dude en ponerse en contacto con nosotros a través del correo electrónico: comunicaciones@uniagustiniana.edu.co