Pasar al contenido principal

La Escuela de Arquitectura y Diseño de América Latina y el Caribe – ISUHMUS en Panamá, fue la encargada de recibirlos.

Los estudiantes Lizeth Viviana Mateus Naranjo, Lizeth Yojanna Gordillo Ramírez, Laura Camila Parra Enciso y Juan Sebastián Parada Herreraque, del Programa de Arquitectura, tuvieron la oportunidad de viajar este año a Panamá.

Ellos participaron en el Taller del Mar gracias al convenio de cooperación entre la UNIAGUSTINIANA y la Escuela de Arquitectura y Diseño de América Latina y el Caribe - ISTHMUS en Panamá.

De acuerdo con uno de los estudiantes, Juan Sebastián Parada Herrera, “Fue una gran oportunidad para conocer la diversidad de Arquitectura que existe en varios países como Honduras, México, Canadá, Chile y Panamá, no solo de los estudiantes que pertenecieron al taller, sino también de los profesores ya que habían docentes de diferentes nacionalidades incluyendo colombianos, incluso, la finalidad del taller nos hizo conocer una de las culturas indígenas que aún guardan sus costumbres, como lo fue la cultura Guna Yala en el archipiélago de San Blas”.

Según él, este viaje además les permitió visitar la zona urbana donde ellos conviven, teniendo en cuenta que se desarrollaría la idea de un equipamiento importante con el fin de servir a la comunidad indígena.

“A diferencia de generar una arquitectura terrestre, se aprendió sobre estructuras flotantes en la visita al astillero donde se estudia la importancia de la ingeniería marina, y del cuidado y reparación de barcos de dimensiones increíblemente grandes”, agregó Juan Sebastián.

Concluyo el estudiante con un agradecimiento a la Oficina de Relaciones Internacionales y el Decano de la Facultad de Artes, Comunicación y Cultura, pero sobre todo al Rector por poder vivir esta oportunidad.

Por su parte, Lizeth Viviana Mateus Naranjo, de VII Semestre del programa de Arquitectura, expreso que, “Este encuentro potenció nuestro interés y aprendizaje; recorrimos algunas islas, para analizar que sucedía allí y se observaron cosas bastante buenas pero también con muchas problemáticas, especialmente con los desechos que los habitantes de las islas tenían y también lo que los turistas dejaban, en ese sentido se hicieron unas actividades de recolección de desechos que pudiera ayudarnos a crear un barco, que flotara y resistiera a todos los integrantes de grupo, que aproximadamente cada grupo tenía de10 a 15 personas, fue algo que jamás había hecho y del cual aprendí muchísimo, y también me divertí bastante, seguido a esto ya iniciamos clases en el cual era diseñar un proyecto que flotara y que los Kuna Yala pudieran usar”, contó la estudiante.

Así como ellos, este grupo de estudiantes fortaleció conocimiento, adquirió otros, y lograron la importancia de salir del país para identificar otras experiencias y aplicarlas en su ejercicio profesional.